lunes, 10 de septiembre de 2012

España es líder mundial en infraestructuras de alta velocidad


spaña, con cerca de 2.900 kilómetros de vías de Alta Velocidad ferroviaria y casi otros tanto en proyecto, estudio o construcción, es líder mundial no sólo en longitud de red, sino también en modernidad, versatilidad de flota, velocidad comercial y puntualidad.
Desde la inauguración en 2010 de los 438 kilómetros del recorrido entre Madrid, Albacete y Valencia, España se ha situado como el primer país de Europa y segundo del mundo, tras China, en número de kilómetros de altas prestaciones en explotación, estando incluso por delante de países de gran tradición en este modo de transporte como Japón y Francia.
La historia del tren de Alta Velocidad en España se remonta al 1992, con la línea Madrid-Sevilla, de cuya puesta en marcha se ha cumplido este año el vigésimo aniversario.
Por las vías de Alta Velocidad ferroviaria a diario transitan trenes que realizan más de 300 circulaciones, que dan servicio a 100.000 viajeros y que conectan 80 ciudades españolas.
Durante dos décadas, la red de Alta Velocidad española ha ido ganado kilómetros y reconocimiento mundial, con la inauguración de nuevos recorridos, entre los que destacan la conexión Madrid-Zaragoza-Barcelona o Madrid-Valencia.
Actualmente, hay múltiples tramos en construcción que, una vez acabados, permitirán que la Alta Velocidad llegue a Alicante (lo que ocurrirá el año que viene), la frontera francesa, Galicia, Asturias, el País Vasco, Extremadura o Portugal.
El desarrollo de todas ellas está en marcha y, por ejemplo, la línea Madrid-Galicia acaba de recibir un fuerte impulso inversor de 1.745,3 millones de euros en apenas ocho meses,
Por su parte, el Ministerio de Fomento ha suscrito un préstamo de 500 millones de euros con el Banco Europeo de Inversiones (BEI) para la construcción de la línea Vitoria-Bilbao-San Sebastián, conocida como "Y Vasca", de 140 kilómetros de longitud.
El objetivo es de que nueve de cada diez ciudadanos estén a menos de 30 kilómetros de una estación de este tren veloz, que puede alcanzar una velocidad de 300 kilómetros por hora, e incluso superar los 330.
Además de los kilómetros de vías en funcionamiento, España destaca a nivel mundial sobre todo en los sistemas de comunicación y señalización de Alta Velocidad ferroviaria,así como en la interoperabilidad de la red a precios competitivos y en proporcionar sistemas patentados de gestión de tráfico que garantizan una mayor seguridad y eficiencia.
España puede presumir, entre otros, de ser el país europeo con la mayor implantación del sistema europeo de señalización ERTMS (European Traffic Management System), con más de 1.700 kilómetros.
También destaca en sistemas de cambio automático de ancho, de gran interés para países como Rusia, que tienen también un ancho de vía diferente al estándar.
El ERTMS es un sistema de mando y control de trenes pensado para conseguir que la señalización y las comunicaciones entre infraestructura de vía y equipos de a bordo sean compatibles en toda Europa, avanzando así hacia la interoperabilidad de las circulaciones ferroviarias entre los países de la Unión.
Por ejemplo, en una línea ferroviaria, como la que une Francia con Alemania, se suceden hasta siete sistemas diferentes de señalización y control, lo que supone que para poder circular el tren debe tenerlos todos en cabina, o bien cambiar de cabinas en cada tramo.
Gracias a su experiencia e innovación en materia de Alta Velocidad, España ha adquirido un alto prestigio internacional, lo que, a su vez, ha contribuido al despegue en el exterior de la industria española.
Fruto de ello ha sido la adjudicación a un consorcio español del concurso internacional para la construcción y explotación de la línea entre La Meca y Medina (Arabia Saudí), que cuenta con un presupuesto de 6.736 millones de euros, y la posibilidad de tomar parte en proyectos que desarrollan países como EEUU, Brasil, Rusia, México, Reino Unido, Turquía o Polonia.